LA GRANDEZA DE LO NATURAL

La naturaleza amazónica (carretera Iquitos-Nauta).
En este mundo tan artificial en el que vivimos, preocupados más en parecer que en ser; en querer crearlo y transformarlo todo como si todo no estaría creado ya. La grandeza de lo natural pasa casi imperceptible.

No apreciamos ni valoramos la majestuosidad y belleza del verdor de la inmedible cantidad de árboles que contribuyen con su oxígeno a nuestra existencia y a nuestro sostenimiento a través de sus frutos, ni la grandeza y belleza de nuestros valles y montañas; si lo hiciéramos tendríamos seguramente más ganas de amar a quienes nos rodean gracias a la dicha que da el apreciar con paciencia y natural admiración la majestuosidad de la obra del Autor de todo cuanto existe.

Quiero por ello resaltar en esta oportunidad la importancia y necesidad de que cada uno de nosotros conozca más del espacio natural que nos rodea, de las maravillas tanto animal, vegetal y mineral que nos circunda; esplendidez natural conocida como ecosistema. Estoy seguro de que el sólo hecho de hacerlo contribuirá a que seamos más conscientes de conservar lo único que incluso nos permitirá seguir siendo lo que fuimos, somos y siempre seremos: Seres Humanos.

Escrito publicado en la Revista RIOMAR de Iquitos-Perú, en diciembre de 2004.

Entradas más populares de este blog

La historia del caucho y la ciudad de Iquitos un siglo después

El Reintegro Tributario No Beneficia a la Ciudadanía en General

La prostitución infantil en Iquitos y la selva peruana