miércoles, 20 de septiembre de 2017

El Reintegro Tributario No Beneficia a la Ciudadanía en General

Las Elecciones de 2018 y las Exoneraciones Tributarias en Loreto

Mapa de la Región Loreto - Perú,
(Fuente: Wikimedia).


El 31 de diciembre de 2018 vence el plazo que la Ley N. º 30401, que prorroga el plazo legal para el beneficio del Reintegro Tributario, dio para que la región Loreto siga gozando de dicho beneficio, dada su lejanía y su consecuente dificultad para transportar mercancías y productos desde y hacia las demás regiones del Perú y el extranjero.


Ello explica que haya empezado nuevamente el debate en torno a este polémico e histórico tema, el cual será más candente el año entrante en el marco de las Elecciones Regionales y Municipales de octubre de 2018. Por lo que existe el riesgo de que proliferen propuestas populistas y hasta oportunistas entre los políticos y candidatos a algún cargo público, en lugar de planteamientos serios y actuales como requiere el enfoque y tratamiento de una exoneración tributaria.


Un beneficio o exoneración tributaria no es mala cuando se proveen a la vez infraestructuras (puertos, carreteras, energía barata, etc.) para hacer atractivas las inversiones en torno a los potenciales sectores productivos del lugar y, especialmente, si se aplican considerando períodos mínimos de veinte o treinta años para que los negocios establecidos se consoliden y los inversionistas recuperen lo gastado desde el momento que se instalaron en las zonas de excepción.

En Loreto y la Amazonía peruana en general, sin embargo, se aplicaron históricamente por meros intereses políticos y coyunturales, por breves períodos de tiempo y sin la provisión de dichas infraestructuras siempre necesarias para el desarrollo. Lo que explica que los mayores beneficiados han sido comerciantes y no empresarios transformadores de productos oriundos de la zona, y de ahí que sea creciente la percepción de que solo han beneficiado a unos pocos.

Reintegro tributario. Beneficio sólo para unos pocos

En efecto, pues el mecanismo a través del cual los comerciantes de la región, mayormente, son favorecidos con las exoneraciones, el Reintegro Tributario, no es más que el reembolso por parte del Estado (Sunat) de las ingentes sumas de dinero correspondiente al Impuesto General a las Ventas (IGV) pagado por adquirir sus productos fuera de la zona exonerada, para comercializarlos luego dentro de ella a precios más o menos similares con los de la Costa o la Sierra del Perú; algo que no suele producirse pues es de amplio conocimiento que Iquitos, ciudad capital de la región Loreto, ha sido y sigue siendo una de las más caras del Perú.


En consecuencia, la figura de la exoneración expresada esencialmente mediante el Reintegro Tributario, no ha cumplido sus objetivos para los cuales se diseñó y cuando algo no funciona, debe anularse o cambiarse a fin de que la ciudadanía en general sea la única beneficiada, no solo un pequeño grupo de personas o empresarios que desvirtúan el carácter universal y justo que deben tener las normas o leyes emitidas desde el Estado.

¿Qué sería mejor para todos?

Cabría entonces la anulación de dichos beneficios como ya ocurrió en otras regiones de la selva peruana como por ejemplo San Martín. De este modo, quienes recibirían el dinero que aún recibe solo un grupo de ciudadanos empresarios a través del Reintegro, serían las entidades gubernamentales encabezadas por el Gobierno Regional y las Municipalidades de la región.

Fondos que podrían emplearse en obras y servicios en beneficio de la ciudadanía en general, no -como ya quedo dicho- para beneficiar o “compensar” a un grupo de negociantes que, por otra parte, ya empezó a vociferar ante la próxima caducidad de este beneficio que según los reportes disponibles en la web de la Sunat, significó el año 2016 una cifra de S/. 112.572.184,15. Dinero que caería muy bien en las alicaídas arcas fiscales de las instituciones estatales de la región Loreto.

lunes, 28 de noviembre de 2016

La delincuencia y los crímenes en el Perú

El cuerpo humano convive con un porcentaje de virus, bacterias y otro microorganismos considerados nocivos que, sin embargo, no impiden que funcione con normalidad. En nuestras sociedades existe, de forma análoga, un porcentaje de malos elementos que no impiden que se desarrolle con cierta normalidad, aunque manteniendo alertas a los cuerpos de seguridad y a la ciudadanía en general.

Imagen microscópica de un virus (Fuente: wikimedia.org)

La criminalidad aumenta en el Perú


En los últimos tiempos, sin embargo, ese porcentaje ha aumentando en porcentajes alarmantes en el Perú, superando los límites permisibles y constituyéndose, por ende, en uno de los mayores problemas sociales al que hay que destinar ingentes recursos económicos, humanos y logísticos.

Ollanta y su nula política contra la criminalidad


Cabe recordar que una de las bazas electorales del ex presidente Ollanta Humala Taso en la campaña electoral de 2011, fue que atacaría eficazmente la creciente inseguridad ciudadana dada su condición y formación militar. Tras finalizar su gobierno, no obstante, la delincuencia, la criminalidad y la corrupción son acaso peor que antes del inicio de su gestión en julio de 2011.

La inseguridad ciudadana parece no importar a los políticos
Pareciera, de hecho, que a los políticos peruanos no les importara el problema, lo cual queda patente con la casi indiferencia de la mayoría de congresistas ante esta problemática que no para de aumentar los últimos años. ¿Qué más tiene que ocurrir para que legislen a fin de impedir, entre otras cosas, que casi el noventa por ciento de los detenidos acusados por dichos delitos sean al final puestos en libertad?

La delincuencia y las instituciones que la apoyan

Muchos somos además testigos de la especie de complicidad de muchos miembros de la Policía Nacional, el Poder Judicial o el Ministerio Público, con quienes manejan esta lacra social.
La delincuencia aumenta en el Perú
(Imagen de Perú.com).

Por ejemplo en Iquitos, se ha dado muchas veces el caso de que cuando a alguien le roban su vehículo (moto o motocar, fundamentalmente), denuncia el hecho en la comisaría y recibe “casualmente” la llamada telefónica de alguien instándole al pago de una importante suma de dinero como condición para recuperarlo. Esta y otras situaciones desde el lado institucional y político, junto a innumerables actitudes similares, agravan el problema.

El derecho de piso para ser candidato

Y está también la especie de derecho de piso o cupo que pagan incontables ciudadanos que pretender acceder a una candidatura a regidor, congresista, alcalde o gobernador regional. Alguno de ellos, se comenta, en la pasada campaña electoral de 2016 pagó entre 500 mil y un millón de soles para ser considerado como candidato al Congreso por Loreto, sin que al final haya sido considerado en la lista oficial.

El mal ejemplo viene desde arriba

Ello, al tiempo de tergiversar la esencia del término democracia, en la medida que quienes pagan son los que llegan al poder, no aquellos con seguramente verdadera vocación de servicio en la línea de lo que significa realmente hacer política; genera un mal ejemplo que contradice el clima de ejemplaridad que debe partir de las instituciones sociales y gubernamentales.

Unidad e integridad ante la delincuencia y la inseguridad

Por lo que, el problema menguará cuando desde los entes encargados de combatirlo, exista una firme convicción de hacerlo siguiendo los procesos legales establecidos y el personal sea el más idóneo y no sólo un mero eslabón de esta especie de cadena que, lamentablemente de momento, no tiene visos de romperse.  

Y la ciudadanía en general se convenza de que solo actuando con responsabilidad e integridad, no sera una parte más de dicha cadena de la que muchas veces sin saberlo o quererlo, fungimos de mero integrante más dada nuestra condición de ser social.

domingo, 21 de agosto de 2016

La corrupción y otros crímenes de lesa humanidad

Tanques elevados siguen sin utilizarse
en Iquitos.
Los cometidos contra personas en forma directa a través de algún tipo de armas o en atentados generalmente terroristas o por decisión de un tirano, suelen copar la atención de las sociedades en general y de la prensa y la judicatura en particular, mientras se cometen otros de sutiles formas sin que ello evite sus efectos en la sociedad.

Las obras de infraestructura y la corrupción

Me refiero a las corruptelas que acompañan generalmente a las obras de infraestructura, las cuales por llenar los bolsillos de los funcionarios públicos encargados de su convocatoria y adjudicación (con el famoso 10%), terminan infravalorando los presupuestos o reduciendo los fondos a emplearse en su construcción y, así, no se concluyen en los plazos establecidos y, si ello ocurre, no de forma adecuada o completa.

Y están también las supuestas "grandes obras" que encubren mayormente negociados entre amiguetes (adjudicatarios estatales y constructores), sin incidencia importante en la sociedad para la que se supone deben ir siempre dirigidas, o sin que incluso sirvan finalmente para algo.

La corrupción es un problema mundial

En todo el mundo existen ejemplos al respecto, en España está el caso del Aeropuerto de Castellón, el cual tras inaugurarse en marzo del 2011 empezó recién a operar en septiembre de 2015, después de considerarse una especie de "símbolo internacional del derroche que caracterizó el desarrollo de la crisis española" entre los años 2008 y 2016, según glosa la web Wikipedia.

En el Perú tenemos incontables obras sin utilidad práctica que reflejan la mediocridad de las autoridades responsables de sus ejecución, entre las que podemos mencionar los tristemente célebres monumentos al cuy, a Papá Noel, a la muela o al árbitro, el corazón de un alcalde de un distrito limeño erigido en la plaza ubicada al frente de la casa de su novia de turno.

Y en el ámbito de la región de Loreto, la paralizada obra del alcantarillado de Caballo-cocha, entre otras, por "falta de presupuesto" y otras razones que lindan con la negligencia y la irresponsabilidad pero que incide negativamente en la población.

El agua potable sigue siendo escaso en Iquitos-Perú

En Iquitos, capital de la selva peruana, nos hemos ocupado -quizá en demasía- en criticar la caótica obra de mejoramiento del alcantarillado de la ciudad, mientras una que se empezó antes, la Ampliación y Mejoramiento del Sistema de Agua Potable por acción de la hoy critica empresa brasileña Odebrecht, dadas sus evidenciadas corruptelas con gobiernos de varios países de Latino América, es tan igual o quizá más grave que aquella.

escazes de agua
La falta de agua potable es un crimen cuando provoca
enfermedades que causan la muerte (Fuente: Pixabay). 
Por lo que el acceso al agua potable sigue siendo un problema sin resolverse en Iquitos, y el servicio es incluso peor que antes de las obras para en teoría mejorarlo; no obstante los millones de soles gastados en el levantamiento de la casi decena de tanques elevados de concreto en diversos puntos de la ciudad y la tubería cambiada a través de las calles de la misma, junto a los demás gastos millonarios que implican este tipo de obras.

Enfermedades y muertes asociadas a la carencia de agua

Por lo que siguen siendo altos los índice de enfermedades provocadas por la carencia de tal líquido elemento, con todas las infecciones y muertes que ello implica en especialmente ancianos, niños y otros estratos vulnerables de la población. Mientras no se ha siquiera iniciado procesos de investigación al respecto, y si se inició alguno están seguramente paralizados por acción de los jueces y fiscales corruptos que pululan en la administración de justicia del Perú.

Poca confianza en la Contraloría y los entes de justicia

Ello seguramente es la explicación de que la ciudadanía no confié cada vez más en instituciones como la Contraloría General de la República, el Poder Judicial y la Fiscalía de la Nación, junto a los demás entes estatales que deberían velar por el cabal uso de los fondos públicos e investigar y castigar a los acusados de los delitos cometidos al respecto, cuando y cómo corresponda.

viernes, 11 de marzo de 2016

La corrupción de la política peruana y las elecciones de 2016

Las elecciones generales serán el domingo 10 de abril pero los peruanos no acabamos de salir del dilema que implica no conocer a los candidatos presidenciales por los que optaremos finalmente en las urnas, dada la falta de diligencia responsabilidad y escasez de valores éticos que prima en algunos de ellos y al parecer hasta en miembros de los entes electorales encargados de dilucidar los asuntos concernientes a las tachas y demás cuestiones relativas a la inscripción completa y legal de los postulantes.

Sin embargo, más que cavilar en torno a los vaivenes administrativos y legales de esta contienda, quiero incidir en los crecientes niveles de corrupción política que campea en las instancias gubernamentales al ser una amenaza acaso mayor para el próximo gobierno que la latente recesión o crisis económica que amenaza al Perú, la región y al mundo, nuevamente.

La corrupción, ¿algo intrínseco a la política peruana?
Lamentablemente, los políticos peruanos terminan, en su gran mayoría, pareciéndose a quienes tanto critican cuando son candidatos. Pues ya en el ejercicio de la función pública actúan en la forma que se suponía nunca lo harían cegados y obnubilados, quizá, por el poder intrínseco a tales funciones políticas resultando, en consecuencia, muchos veces peor que los males que corregirían o evitarían.
Fujimori terminó superando a sus rivales políticos
Tenemos como ejemplos los casos del militar Nicolás de Bari Hermoza, Víctor Joy Way o de Alberto Fujimori, presos actualmente por los indecorosos actos cometidos en el ejercicio de sus funciones; y cabe recordar que el último fue elegido en las elecciones de 1990 como alternativa ante la ineficacia y la corrupción heredada del primer gobierno de Alan García, y ante la amenaza de continuidad política que implicaban Mario Vargas Llosa y el FREDEMO

Ollanta y Nadine, ¿en manos de Martín Belaúnde Lossio?

humala
El gobierno de Humala no es ajeno a la corrupción.
(Autor: Galería del Ministerio de Defensa de Perú).
Últimamente tenemos los casos de Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, ex amigos del capturado Martín Belaúnde Lossio, quien desde Bolivia adelantó ya la existencia de corruptelas en diversas dependencias del actual Gobierno, especialmente en el Ministerio de Vivienda. 

Y no sabemos cómo quedará la actual pareja presidencial cuando proporcione mayores detalles de los negocios, aparentemente camuflados, que MBL finiquitó también en diversos gobiernos regionales de todo el Perú, presumiblemente para beneficiarse económicamente junto a sus antiguos amigos y actuales inquilinos de la denominada casa de Pizarro.

Entendiendo 'la mayor estafa en la historia de Loreto'
En el ámbito de Loreto, muchos somos cada vez más conscientes de que algo tan grande no pudo haber ocurrido con la venia solo del ex mandamás de Gobierno Regional de Loreto (Gorel), pues los montos involucrados -de casi 800 millones de soles- hacen entrever la implicación de personajes acaso más poderosos interesados en el inicio de las obras del alcantarillado de Iquitos, catalogada por diversos entendidos como glosa el encabezamiento de este párrafo, por el mero hecho de beneficiarse económicamente pese a ser un proyecto que desde su planeación recibió alusiones respecto a su inviabilidad técnica, económica y social.
Diversos medios de comunicación se ocuparon ya del aporte de cientos de miles de soles a la última campaña del actual presidente Ollanta Humala, por parte de empresarios relacionados a una firma constructora que tuvo al final que ver con la empresa china encargada del proyecto del alcantarillado. Mientras que muchos somos crecientemente partícipes de conversaciones en las que está claro que fue en el segundo gobierno de Alan García en el que se dió el impulso necesario para que la mayor estafa en la historia de Loreto se concrete.

APRA y Fuerza Loretana: ¿aliados de la corrupción?

Ello puede explicar el por qué existe tanta dilación en los procesos judiciales contra las autoridades regionales encargadas de ejecutarlo y, además, la alianza electoral con miras a colocar en el Congreso de la República a Yván Vásquez Valera, no obstante tener algo que ver con la quiebra del CAFAE del Gorel (dos ex vicepresidentes regionales tienen también algo que decir al respecto), de recortar la pensión a los jubilados de la máxima instancia gubernativa regional desde octubre de 2014 hasta enero de 2016 (algo ya regularizado merced a una decisión judicial que la Administración regional actual respetó), y orquestar los mayores casos de corrupción de la región los últimos años.

jueves, 21 de enero de 2016

Elecciones generales de 2016. Sobre los 19 candidatos a la presidencia del Perú

Logo de las elecciones de 2016 (Fuente: Onpe.pe)
El Perú ha crecido económicamente los últimos años, dado principalmente al buen precio de las materias primas que exporta (cobre, plomo, zinc, oro, gas natural, uvas, cacao, plátanos, espárragos, paltas, mangos, etc.), y por la responsable política económica que han sabido mantener sus gobernantes los últimos lustros (Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala).

La economía no crece como las personas e instituciones

Ello, sin embargo, sigue sin reflejarse en el nivel cultural y político de sus ciudadanos y, por ende, de sus instituciones a vista de la casi veintena de candidatos que aspiran disputarse la presidencia peruana en las elecciones del 10 de abril.

Pues, de acuerdo a la corriente del desarrollo humano propugnado las últimas décadas desde distintos entes de desarrollo global y el mundo académico, según la cual no hay progreso económico que valga si no implica a la vez mejoras sanitarias, educativas y culturales en la población, dicha prominencia de candidatos no es la norma en democracias de sociedades más desarrolladas.

¿La democracia seguirá siendo 'chicha' en el Perú?

Hace unas décadas se criticaba, en efecto, el hecho de que eran más de diez los candidatos que se disputaban la opción de dirigir el Perú, catalogando incluso dicha situación como propia de un país subdesarrollado. Hoy, un par de décadas después en que el país ha crecido económicamente por encima de la media de la región de América Latina de la que es parte, lo que ha permitido reducir el nivel de la pobreza en más de 30 puntos porcentuales, seguimos acaso peor que antes desde el punto de vista político, social y cultural.

Los 19 candidatos presidenciales inscritos en el JNE

Lourdes Flores Nano, candidata
vicepresidente por la Alianza
Popular (Imagen de Mario Falta).
Dado que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) ha confirmado la inscripción de 19 candidatos, dos de los cuales ex presidentes del Perú. Sin embargo, sólo una tercera parte de los cuales con opciones claras de algún protagonismo dados los antecedentes y a vista de las últimas encuestas electorales, mientras que a los demás solo les espera ser una especie de meros "candidatos rellenos", que más bien dispersan votos ciudadanos que podrían apoyar alguna candidatura idónea.

Viejas caras conocidas de la política peruana

Lo peor es que la mayoría son caras conocidas, especialmente dichos ex presidentes, uno de los cuales, Alan García Pérez, es ahora secundado por la abogada Lourdes Flores Nano, alguien a quien muchos quisimos ver elegida presidenta del Perú en alguna de las contiendas a las que ya se presentó, y que además ingresó a la política y creció en ella criticando los efectos del nefasto primer gobierno aprista, presidido por quien ahora acompaña como candidata a una vicepresidencia.

La corrupción parece impune en el Perú

Alan García, además, carga sobre sus espaldas la prescripción de innumerables delitos (violaciones a los derechos humanos -matanzas en los penales-, tráfico de armas, entre otras actos de corrupción) cometidos durante su primer mandato entre 1985-1990, y la conmutación de penas en cifras récors a sentenciados por narcotráfico, e igualmente otras corruptelas aún no aclaradas acontecidas en su segundo mandato entre el 2006-2011.

A Toledo y García les lastra la corrupción

Alejandro Toledo, por su parte, sueña con volver a gobernar, como si la coyuntura que le favoreció al finalizar los regímenes de Alberto Fujimori, se volviera nuevamente a configurar. Además, como el candidato de la Alianza Popular, Alan García, sigue sin quedar claro su papel en el controvertido caso Ecoteva. Y como añadidura no sabemos, aún, cómo terminará afectando a ambos el desenlace peruano del mayor caso de corrupción de los últimos años en América del Sur: el caso Lava Jato.

Los electores peruanos ante unas elecciones 2016 trascendentales

Veremos como votarán los peruanos en estas elecciones presidenciales de la que saldrá el gobernante que guiará al Perú en un momento de declive económico nacional, regional y global. Momento, por tanto, idóneo para un gobernante preparado y con experiencia en momentos algo críticos; no para aquellos que podrían replicar lo ya vivido por el país las últimas décadas: demagogia, improvisación, corrupción e irresponsabilidad.

De esta manera, podrá el Perú demostrar si llega a la conmemoración de su Bicentenario de la Independencia de España encaminado al progreso solidario entre sus conciudadanos, o repitiendo la ineficacia de distintos gobiernos democráticos y dictatoriales que lo han gestionado desde el 28 de julio del año 1821.

sábado, 17 de octubre de 2015

La disputa por el Lote 192: Iquitos, 'aparta de mí este cáliz'

petróleo en loreto
Vista aérea del Lote 192 en Loreto.
(Cortesía de Rumbo Minero).
Cesar Vallejo inmortalizó la frase, aunque con la palabra inicial de España, en un célebre poemario en el que plasmaba sus lamentos por padecer y visionar los efectos de la Guerra Civil española los últimos años de la década del treinta del siglo pasado. 

Personalmente utilicé ya la misma expresión, "España, aparte de mi este cáliz", en una entrada anterior en la que criticaba la desunión que evidenciaba la sociedad española, en momentos en que creía debía estar unida para enfrentar mejor los embates de la última gran crisis económica global que la sigue agobiando sobremanera.

El desarrollo de Iquitos y Loreto paralizados

Ahora lamento el desconocimiento, la demagogia, oportunismo y me temo también la ignorancia de algunas autoridades políticas y dirigentes civiles de Iquitos y Loreto, en momentos que empieza a evidenciarse un declive económico por el descenso internacional del precio del petróleo (gran parte de los recursos transferidos por el Tesoro Público corresponde al canon del 10% por la producción petrolera en la región), y también por haber sido lo dicho al principio del párrafo cualidades o actitudes propias de las autoridades y dirigentes de años previos.

El precio del petróleo ralentiza las inversiones en el sector

Pues es inconcebible que mientras en diversas zonas del mundo se paralizan importantes inversiones de exploración petrolera por dicha coyuntura internacional, en países como México el sector privado entra al rubro del petróleo para modernizar la gestión estatal de dicho recurso que lo ha paralizado los últimos lustros, y en Brasil o China no paran de salir a la luz actos de corrupción en empresas petroleras bajo control del Estado, el gobernador regional de Loreto, Fernando Meléndez Célis, se obsesione con la gestión estatal por parte de Petroperú del Lote 192.

El lote petrolero más importante del Perú y bajo administración de la canadiense Pacific Stratus Energy hasta finales de agosto de 2017, merced a un acuerdo o contrato que no puede ser levantado sin que medie una importante indemnización por parte del Estado peruano por incumplir un acuerdo firmado.

Loreto y su necesidad de gestión estatal responsable y moderna 

Lo que la región Loreto necesita es todo lo contrario a lo que ahora vive: al tiempo de una planificación concertada y coherente de su desarrollo, hacer atractivo el entorno para que inversionistas nacionales y extranjeros se interesen por sectores productivos importantes: el del petróleo, la madera, el turismo o de los cultivos permanentes (palma aceitera, pijuayo, humari, limón sutil, cacao, chonta o palmito, etc.).

Lo absurdo de una propuesta irracional

Aún aceptándose la propuesta del gobernador de Loreto, admitida interesadamente por el Congreso de la República pero objetada por el presidente Ollanta Humala, la empresa Petroperú no está en condiciones de asumir la explotación del Lote 192 dada su incapacidad financiera y, principalmente, porque no hace algo similar desde hace más de veinte años.
protestas en la amazonia
Marchas reclamando la administración estatal
del Lote 192.


Incluso preparándose para hacerlo dentro de los dos años en que culmine el convenio vigente con Pacific Stratus Energy, se vería obligado a sub-contratar las operaciones dada las incapacidades mencionadas y el poco tiempo transcurrido para superarlas. Dándose, así, nuevamente las condiciones que el gobernador regional y sus secuaces siguen, bizantinamente, pretendiendo cambiar.

El sentido común en las decisiones regionales

Esperemos que la sabia dirección de la mano del sentido común impregnen las decisiones de las autoridades regionales, especialmente del gobernador regional Fernando Meléndez Célis. Así la población de Iquitos y de Loreto en general podrá celebrar y aprovechar los próximos años los logros en infraestructura (carreteras, puertos modernos, hidrovías, energía, comunicación), producción, salud, cultura y educación, algo escasos hoy por las cuestiones aludidas. 

Máxime si ello es lo que únicamente puede sustentar el desarrollo económico sostenido y sostenible en el Perú y cualquier lugar del mundo. No pedidos o reivindicaciones irracionales contrarias a la lógica y la actualidad, pero acordes quizá con una pretensión de justificar u ocultar una incapacidad de enfrentar los problemas y la realidad de la Amazonía peruana, como lo imponen las necesidades y la modernidad imperantes.

lunes, 8 de junio de 2015

El desarrollo urbano de Iquitos y el terreno ocupado por los militares

fuerte militar en la selva peruana
Entrada del campamento militar Vargas Guerra.
La capital de la selva peruana, como el resto de ciudades del Perú, sigue creciendo de la mano de construcciones generalmente informales de pobladores esencialmente pobres, que llegan o están ya en las mismas y ante la necesidad de vivienda propia, forman parte de invasiones de terrenos en su mayoría con propietarios registrados, ante la intrínseca venia de las instancias del Gobierno peruano que, así, ven consumada su incapacidad de planificar el desarrollo de sus urbes.

Ello explica en gran medida la aún predominancia de casas y demás construcciones levantadas desordenadamente en las calles, avenidas, jirones y pasajes que alimentan parte de las ciudades peruanas, pese a la creciente proporción de viviendas construidas formalmente los últimos años. 

Situación evitable si desde las instituciones estatales se planifica y fomenta dicho desarrollo, con el apoyo de empresas constructoras formales y modernas.

Planificación antes que improvisación e ilegalidad

El Perú está cambiando y ello no puede seguir así. Las jefaturas de desarrollo urbano de las municipalidades y de los gobiernos regionales, en primer lugar, deben cumplir la función que al respecto tienen; como de hecho siempre debió haber sido y es además la norma en países más avanzados.

Las FFAA como principal propietaria de terrenos en Iquitos

Al respecto cabe primero considerar la grandes áreas de terrenos en el centro y la periferia de Iquitos, en propiedad y/o posesión de las diversas instituciones de las Fuerzas Armadas, algunas de las cuales desde mediados del siglo pasado. Así como los diversos edificios y construcciones, algunas de las cuales desde épocas de la dictadura del General Velasco, obtenidas en la forma habitual de tales gobiernos de facto -dicho sea de paso-.

Nueva avenida y urbanización en el centro de Iquitos

¿Se imaginan la amplia, moderna y hermosa avenida que podría erigirse sobre el terreno hoy ocupado por el antiguo aeropuerto de la capital de la selva peruana, gestionado actualmente por la Fuerza Aérea del Perú?

Yo suelo hacerlo y pienso además que, bien distribuido, hasta podría destinarse parte de dicho terreno a un gran parque bulevar, al levantamiento de una moderna urbanización que empezaría en la parte trasera del actual local municipal de Iquitos y terminaría a orillas del lago Morona-cocha.

Sobran terrenos para planificar el desarrollo urbano de Iquitos

fuerte militar en la selva peruana
Otros de los campamentos ubicados en la
avenida Abelardo Quiñones de Iquitos.
Los inmensos terrenos sobre los que siguen operando dos campamentos militares en la avenida José Abelardo Quiñones -al inicio uno y un kilómetro después el otro-, podría igualmente habilitarse y ofertarse al sector privado una parte, para construirse modernas urbanizaciones que den un aire de modernidad a la principal ciudad de la selva peruana, erigida con modernas construcciones al estilo europeo durante el boom del caucho, a finales del siglo XIX y principios del XX.

Viviendas dignas sí, ratoneras humanas no

casas de iquitos
Pequeñas casas que siguen sin ocuparse en Belén, Iquitos.
Algo que desde las instancias estatales pertinentes, podría a la vez comprender la de un programa de creación de viviendas sociales dignas, no las especie de ratoneras que se levantaron cerca del local central del Gobierno Regional de Loreto y siguen sin ocuparse, y como algunos particulares han vendido y pretender seguir haciéndolo en esta parte de la Amazonía peruana.

¿Dónde construir el nuevo mercado Belén?

Al final del jirón Cornejo Portugal, donde como en la avenida Quiñonez opera aún un fuerte militar del Ejército Peruano, bien podría destinarse además a la construcción del nuevo mercado de Belén, de un parque temático, de un gran centro comercial con hoteles y restaurantes desde los que podría tenerse una gran vista del río Itaya.

Las autoridades tienen la palabra

Está en manos de las autoridades de Iquitos y Loreto hacer que el terreno militar que ocupa casi la mitad del casco urbano de la ciudad, tenga otro uso que en la actualidad tiene.

Algunas voces desde las FF.AA. han mostrado ya alguna predisposición a negociar. A cuyos cuerpos armados, por lo demás, no les vendrá mal operar campamentos ubicados en partes más profundas de la selva peruana, donde podrán practicar mejor sus ejercicios habituales, además de sus prácticas de sobrevivencia y demás.

Entrada destacada

El Reintegro Tributario No Beneficia a la Ciudadanía en General

Las Elecciones de 2018 y las Exoneraciones Tributarias en Loreto Mapa de la Región Loreto - Perú, (Fuente: Wikimedia ). El 31 d...