España gana Eurocopa 2008



“A por ellos”, es la frase que estos días ha sonado con cierta insistencia en España, al haber ganado su selección de fútbol el título de la Eurocopa 2008 a Alemania. Se trata de la principal frase de una canción que surgió como estímulo a los jugadores hispanos, en momentos en que su selección se preparaba para el último Mundial de Fútbol; por lo que en realidad suena desde la última celebración del referido Mundial, organizado por cierto en Alemania.

Fueron por tanto algunos de estos días muy gratos para mí, pues que desde que empecé a admirar los partidos de este torneo con serenidad y seriedad allá por el año 1996, no hago más que disfrutarlos entre otras cosas por la calidad técnica y organizativa que del mismo se percibe; especialmente ahora que residiendo en España, se vive todo ello con mucha más intensidad.

Fútbol peruano, Copa Libertadores, Copa Sudamericana

Lo cual me ha hecho a la vez entrañar aquellos últimos partidos que la selección peruana me hacía de la misma manera gozar, junto al resto de mi familia y algunos amigos frente al televisor allá por los años 1981 y 1982, cuando logró el Perú clasificarse por última vez a un Mundial de Fútbol que, casualmente lo organizó España en dicho año 1982; pero también aquellos que igualmente disfrute en el año 1997 cuando el Sporting Cristal de Lima se clasificó por primera vez a la final de la Copa Libertadores de América, o cuando el año 2003 el equipo del Cienciano del Cuzco se alzó con la Copa Sudamericana dejando en el camino a equipos emblemáticos de la región.

Ojala volvieran aquellos días de goce deportivo y poder vivir lo que estos días la afición ibérica con el justo triunfo de su selección. Pero creo que tal deseo es casi imposible de saciar con la actual selección peruana, teniendo en cuenta que está matemáticamente eliminada para el próximo evento mundialista desde su reciente goleada ante la selección de Uruguay en el Centenario de Montevideo; y dadas además las cosas que desde la Federación Peruana de Futbol (FPF) se irradian y desde los mismos jugadores se exteriorizan, parece que ni en un corto ni mediano plazo el deseo en cuestión podré satisfacer.

Sotil, Cubillas y otros nombres ¿irrepetibles?

Aunque ello puede también explicarse al no percibir desde hace años en los jugadores peruanos la entrega y alegría en el juego que Sotil, Cubillas, Velásquez, Barbadillo, Uribe, La Rosa, Cueto y algunos otros más, irradiaban en la cancha allá por finales de la década del setenta e inicios de los ochenta; como por cierto lo suelen hacer argentinos, ecuatorianos, paraguayos, brasileños, etc. cada vez que juegan un partido.

Pareciera asimismo que a los jugadores peruanos no les estimula mucho salir en los diarios, revistas y programas radiales y televisivos deportivos, sino en los catalogados como de prensa amarilla o del corazón por las cosas extradeportivas a las que nos tienen acostumbrados.

Escándalos en la Selección de Fútbol de Perú

Recordemos sino lo sucedido hace un par de años con en el hijo del ex as de la selección peruana y del Barcelona de España, Johan Sotil, a quien su entrenador argentino de entonces Capa dio hasta buena cobertura en la prensa española. O la más reciente borrachera y más, de C. Pizarro y otros jugadores después del empate ante Brasil y antes del partido ante Ecuador, del que salió la selección peruana goleada una vez más.

Esperanza del fútbol peruano

Queda por tanto esperar, ya en un largo plazo, que los partidos de la selección peruana y de algún club del país me vuelvan a ilusionar como estos días lo ha hecho la selección española con sus millones de conciudadanos; celebrando un triunfo que por lo demás, los ha catapultada al primer puesto en la lista de selecciones nacionales de la FIFA.

Y que por otro lado la colocan como firme candidata, y hasta como favorita, para ganar la Copa Mundial de la FIFA 2010.

Entradas más populares de este blog

La historia del caucho y la ciudad de Iquitos un siglo después

La corrupción y otros crímenes de lesa humanidad

Un anillo vial en Iquitos para evitar las inundaciones