La educación, la cultura y las costumbres en el mundo

Flores arrancadas en
calles de Alicante.

Antes que los oriundos de países en vías de desarrollo emigremos por uno u otro motivo a los llamados del primer mundo, imaginamos que las cosas en éstos últimos son mejores en la mayor parte de los sentidos. 

Pero que mal la forma en que nos hacen concebir desde la escuela y nuestro entorno en general, la situación o la forma de vida en tales países imperante.

El hombre es el mismo en cualquier lugar

Se nos enseña no existe en las calles de Tokio, Nueva York, Paris, Fráncfort, etc., basura ni mendigos haciendo de las suyas; que los carros coches y demás vehículos motorizados, junto a los peatones, respetan las reglas de tráfico o tránsito, que en las entidades públicas te atienden con un respeto que escasea en las de ciudades como Lima, México o Buenos Aires, que todo se rige con una puntualidad comparable a la “hora inglesa”, o que los políticos de oposición sólo hacen críticas constructivas al gobierno que no integran y reconocen sus logros y aciertos con hidalguía.

Pero hoy residiendo en Alicante, una de las ciudades más importantes de España, un país considerado desde hace algunos años del primer mundo, rica o desarrollada, compruebo -con las excepciones del caso- que los hombres son similares en China o la Patagonia, en Munich o Saigón, en Iquitos o Liverpool.

La protesta de mi padre que hoy valoro más

Hasta hoy recuerdo las protestas que toda mi familia soportaba a mi padre cuando gritaba bandoleros, antisociales, etc., a jóvenes y no tan jóvenes que arrancaban vegetales recién sembrados en la plaza o parque que quedaba al frente de mi casa, como forma -creo yo- de desfogar la rabia que sentía al ver, así, deshacerse las obras e ilusiones de las autoridades que ordenaban dichos sembríos y de quienes que como él deseaban sus plazas, parques, calles y avenidas adornadas con bellas flores y plantas.

Como ahora yo residiendo en Alicante, al ver hasta la mitad de las bellas flores rojas colocadas por las autoridades locales con motivo de la Navidad, en la parte baja de las palmeras que bordean la Avda. de Alfonso X El Sabio y algunas más, arrancadas y casi destrozadas alrededor de las mismas.

La importancia de la educación ciudadana

Lo cual ha hecho que vuelva a sorprenderme por la antipatía que casi la mitad de españoles representados en o por el Partido Popular, siente o sigue manifestando por el curso de Educación para la Ciudadanía

Como si las escuelas no pudieran suplir las deficiencias que al respecto puedan presentar algunos hogares o familias.
Enhanced by Zemanta

Entradas más populares de este blog

La historia del caucho y la ciudad de Iquitos un siglo después

El Reintegro Tributario No Beneficia a la Ciudadanía en General

La prostitución infantil en Iquitos y la selva peruana